Cañones de la Casa del Rey

Información facilitada por EuroWeb Media, SL


  

Fotos  Oficina turismo  Ruta GPS  Sube tus fotos  

Patrimonio histórico
Patrimonio militar
Artillería histórica

Esta pieza de artillería, como la que le acompaña, se encuentran en un mal estado de conservación, lo que impide poder describirlas con precisión. Por tanto, no se les puede asignar ni una cronología ni una tipología precisa.

Como su exterior se encuentra totalmente pulido, debido seguramente a que estuvieron sumergidas en el mar, no se pueden reconocer sus molduras, aunque sí se distinguen sus tres partes principales: brocal, cuerpo y culata.

En el primero, pese a encontrarse muy deformado, se intuye su forma acampanada típica de la artillería naval. Además en algunos tramos parece insinuarse el astrágalo de delimitación con la caña.

En el cuerpo no se distinguen sus subdivisiones y las molduras de separación han desaparecido. Por último, en una culata, también muy erosionada, se perciben los restos del oído, la faja, de una lámpara hoy sin molduras y un Cascabel periforme.

Entre ambos cañones se encuentra la Placa homenaje Gremio de Mareantes.

Placa homenaje Gremio de Mareantes

El Gremio de Mareantes

Historia

Dice un escritor contemporaneo, que todos los pueblos, los hombres y las existencias todas, tienen una ley biológica que preside e influye en su desenvolvimiento, equivalente a los eslabones de una cadena más o menos larga, cuyo extremo inicial es el nacimiento, su medio el apogeo de su existencia, y su extremo final la muerte; y nada mas exacto: en lo efímero de nuestra vida, llegámos a ver realizados los resultados de esa ley eterna e invariable. ¿Quien en su rápida peregrinación por la tierra, no ha tenido por desgrácia ocasión de oir, o conocer a una familia pobre en el nacimiento, que crece rica y en la opulencia, a la que sucede por fin una posterior decadencia, que termina por sumir a aquella, en la mas lamentable estrechez, y en la mas triste y completa miseria? y esto mismo tiene una aplicación directa a los pueblos e instituciones todas, por que todo cuanto se conoce, se halla ineludiblemente sugeto a los efectos de la misma causa genérica aparte de otras específicas.

Tal ha acontecido a la villa de Llanes y su concejo, que de la prosperidad que alcanzó, se encuentra en la actualidad abatida y postergada; pero si nuestros augurios se cumplen, y las creencias no nos engañan, no está lejos el dia en que vuelva a brillar para ella el sol de una acción benéfica y provechosa, que rompiendo los espesos cendales que la entoldan, y levantándose como el áve Fenix de entre sus cenizas, vuelva a figurar en el mundo de la verdadera civilización, a que de justicia está llamada, por su historia y tradición, juntamente con sobrados títulos, a que sus condiciones la hacen acreedora.

Mas esto no implica en manera alguna para que, en la eventualidad de que nuestro pensamiento sea un sueño, y la idea que abrigamos una quimera, se pierda y confunda nuestra mente en un caos de consideraciones, contristando el alma al evocar el ayer de nuestra Marina, próspera y rica, sumida hoy en agonizante y rastrera postración, síntomas precursores de su desaparición no lejana.

Para persuadirse de ello, bastaría abrir las páginas de la Historia del Gremio de Mareantes de Llanes, y conocer sus antiguas ordenanzas aprobadas por los Reyes Católicos, reformadas sucesiva y posteriormente en los años de 1492?1574?1608, y en varios otros de los últimos siglos, pero para mayor satisfacción, veremos de justificar la verdad de estas líneas con incontrastables argumentos.

Nota: Extracto del libro «Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres» de Manuel García Mijares [1893]


Ubicación:


Dirección postal: Plaza Fuerte. 33500 Llanes. Asturias (España)
Dirección digital: 8CMP8WW7+WH